lunes, 10 de septiembre de 2012

El hormigón en verano


Las propiedades del hormigón pueden verse influidas por el tiempo tan caluroso que hace en verano. Las temperaturas altas del hormigón fresco aceleran el fraguado, y la velocidad de hidratación con la exigencia del agua hace que las resistencias alcanzadas sean más bajas. También aumenta las fisuras de retracción plástica.

Cuando hablamos de tiempo caluroso nos referimos a las siguientes condiciones:

Altas temperaturas.

Baja humedad relativa.

Alta velocidad del viento.

El calor que se produce en la hidratación del cemento viene bien en la época fría. Sin embargo en el tiempo caluroso puede ser contraproducente. Se produce un aumento en la velocidad de evaporación del agua con lo que la retracción es mayor y se producen más fisuras El uso de fibras de polipropileno . La naturaleza del árido también puede influir.

Precauciones a adoptar en la puesta en obra.

La temperatura del hormigón en el vertido no debe ser superior a 35 grados. Esto se puede conseguir de distintas formas, como el riego del acopio de áridos, uso de agua fría y protección de la maquinaria frente al soleamiento.

Durante el transporte del hormigón debe evitarse la pérdida de agua.

Para la utilización en pavimentos es conveniente que se riegue la superficie antes del vertido del hormigón.




Referencia- Manual de pavimentos industriales (IECA)


1 comentario: